Escribir es siempre una posibilidad generosa. Vida de Souza de Nina Avellaneda

Hoy, hacer algo, sin mayor propósito, sin expectativas, con “la misma concentración de la escritura”, parece ser un modo de reconvertir las actividades cotidianas en prácticas significativas, llenas de un sentido propio.
Nina Avellaneda (Valparaíso, 1989) nos cuenta desde su casa sobre esta experiencia radical de “convivir con uno mismo” en que se ha convertido la cuarentena para algunxs de nosotrxs, mientras la siembra y la cocina se llevan a cabo con una nueva perspectiva y se transforman, así como la lectura de El libro tibetano de la vida y de la muerte o las canciones de Luis Alberto Spinetta, en medidas del tiempo y la atención por lo mínimo.

“Escribir es siempre una posibilidad generosa” nos responde frente a la pregunta por la escritura. Autora de la plaqueta Vida de Souza, que fue publicada por TRAZA Editora en enero de 2020, la narrativa de Nina Avellaneda puede caracterizarse por su ligereza. Una ligereza que tiene un sentido doble: dueña de un ritmo ágil y, de la mano de ese ritmo, de una levedad que no insiste en el dramatismo de las cosas.
Esta característica marca una de las estrategias de Vida de Souza para dar cuenta de cierto fondo de desconexión social desde el que emergen preguntas por la soledad y por el silencio. Preguntas, según nos cuenta, que están presentes “como vestigios de la dificultad de los vínculos”, que representan signos que capturan su atención en la medida en que pueden constituirse como elementos que sirven al relato para “descifrar mejor las experiencias” de sus personajes: Souza y su doble, Luiza y la narradora.

Vida de Souza es, en términos generales, el relato de un obrero de la construcción que se encuentra consigo mismo, literalmente, de manera concreta. Y, en este movimiento de encuentro y desencuentro, también con su pasado, su amiga Luiza, una actriz desocupada que vive en la memoria de Souza, y la posibilidad supuesta de una vida en común. Es también, un libro sobre “el encuentro con los otros” y “la delicadeza” con que se vive esa experiencia alegre.

En relación con sus libros anteriores, los volúmenes de cuentos y narraciones breves Heroína (2010) y La Extravía (2015), Vida de Souza es el primero de sus relatos protagonizado por un personaje masculino, nacido dos veces, al mismo tiempo, en Recife y en Valparaíso, que conoce toda la música brasilera de la década de 1970 y se mudó desde Recife a Río de Janeiro, desde Valparaíso a Santiago, donde aprendió “el trabajo de la construcción desde la albañilería a la electricidad”, pero terminó alfombrando los pisos de los departamentos de la Constructora Almagro.
A pesar de esta variación, los libros de Nina Avellaneda se construyen por intermedio de relatos discontinuos que simulan “un poco la manera en que uno recuerda o conversa”, con movimientos de desvío en los que los personajes se extravían: “Lo que prefiero es el descubrimiento. Cada vez que empiezo un cuento, un texto o libro, pienso que no tiene nada que ver con lo anterior, que no sé a dónde me va a llevar y ese desconocimiento es lo que permite justamente escribir”.

Extraviarse, desencontrarse, son experiencias que en la narrativa de Nina Avellaneda siempre conducen a su reverso: el encuentro o el hallazgo de la intensidad de lxs otrxs. De manera parecida a la que en estos días escucha a Spinetta: “Un músico que siempre me alivia y que no conozco completamente, casi por estrategia, para que siempre ocurra ese hallazgo de una canción que no conocía”.



LANZAMIENTO ONLINE

Un libro es el entrelazamiento de ideas y sujetxs, palabras e intensidades. Su lectura es otro lazo del proceso colectivo en el que escritorxs, editorxs, ilustradorxs e impresorxs dedican su tiempo al trabajo alegre de concebirlos.

Escucha un fragmento de Vida de Souza
Consigue un ejemplar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *