Sobre «Moha», de Bruno Renato

La humedad es el humor y todo lo habita, lo moldea. En Moha de Bruno Renato se ha colado en los cuerpos y el paisaje deformándolos, indaga en la violencia que recorre territorios marginados, como el musgo adherido a las cosas y a estos poemas que nombran la historia de un espacio velado, fundado en los bordes. El “moho”, musgo o mosgo se extiende en la memoria, sin embargo, en el ocultamiento surgen nuevos lenguajes como formas de resistencia, detrás de la niebla -esa otra forma de humedad- devienen identidades como fugas del relato oficial, en una conciencia de brotar y ya estar oscureciendo.

Selección de poemas de Moha (Fértil Provincia, 2022)


Algún día cesaron estos bostezos en la Niebla

y tras ellos las alarmas que penetraron desde el sur

algún día cesó dejó de crujir el musgo muerto

sobre las cabezas  hace ya tanto intraducibles

 como esas mismas huellas, tan borrosas

que seguimos hasta aquí

Entonces nos supimos mudas

arrasadas hasta la última línea de las manos 

y por eso atizamos balizas

y luego mandas y plegarias

y al final piedras

contra ese cielo divisorio

que ya no amaina

porque nadie ahí sino el mismo silencio ronco

que noche a noche nos tragaba

como la sal a-estos baldíos

como la costra a-estos labios

Y así dijimos nunca y aprendimos

que lo único era hincarnos y mirar hacia estos suelos

que lo único era asirnos

de cuanto brotaran estos escombros

y dejar que los muertos comieran de los muertos

pero mis ojos

Cruzar los boquis, cruzar el final

endurecer la mejilla

por permanecer latiendo

y sólo distinguir

el magnolio de madre

aún oscilando y atestada de crías

aún sosteniendo los brazos Misky

los brazos Mallkus

Cruzar la cerca al final

reconocer el vaivén

las colas leales de mis perros

las manos apolilladas de los viejos

Sentarse y escuchar:

ya están cebando

ya están mermando la boquilla

Untando la menta

separándola del musgo

Palo negro

vocean los de las nutriciones:

caligrafía de los sonidos amnióticos

Del ojo vaciado por la cánula

Y saliva adentro

mosgo moha moss

Esos tropa

Los del dolor en otras lenguas,

Pelo que aferra la fosa madre

Palo negro

Vocean y el cuerpo desfonda

Se aflora de amargas

Fue así como dibujaron los mapas, las huellas de los ríos que una a una fueron calcándose sobre las líneas de las manos, una y otra vez para ensayar esta caligrafía hasta que el gesto percibía la sutura, el paisaje que las arreciaba al fondo, los animales que las retrocedieron. Y fue así, según los dichos, como dibujaron los mapas, estos papeles que nos íbamos trocando por títulos, por palabras apenas unidas como puñados mugrosos de maqui, de musgo

Desde dónde se nos frota el acento destas sin rostro,

Pueblos agonizantes que hoy hincan sus culos

obreras en la arena. De dónde el triángulo blanco

para siempre idéntico a una quema y de qué coágulo

estos dientes y muslos, las valvas que les vagan

entre toallas y luego dejan inundar por la creciente

No hay otra alambrada que nos acurruque

deste miedo al viento

Abrir el puño y astillar el aire

recoger el musgo de las esquirlas

y preguntarse por el nombre

que lo viejos daban

a estos bichos secos

a estas púas muertas

Te vuelves civil, peón, asfalto

carne de otra ley


Bruno Renato Serrano Navarro (Santiago, 1982) Profesor y poeta. Ha publicado las plaquettes Pseudónimo (Pillaje, 2010), Los libros (2020, Niebla/Verlag), Musgo (2021, Editorial Isofónica, Barcelona), Moha (2022, Editorial Fértil Provincia) y el poemario Antílope (2022, Inubicalistas, Valparaíso). 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *