Poemas de Débora Fernández

                                                                                                                                    Casilda García Archilla


Pensamiento y poesía forman un cuestionamiento que aquieta las relaciones posibles del lenguaje. Sin embargo, en el despliegue del barroso, los textos aquí presentes funden un manto aleatorio, una mixtura conjugante de géneros, cuyos desajustes amplían un doblez continuo. Imágenes poéticas, detritos de citas o términos casi sin pasar el túnel de la traducción. Espacios intermedios que buscan aprovechar un habitáculo. Discurrir impersonal de voces que fluyen rehuyendo binarismos. Débora Fernández nos convoca a pensar nuevamente en el despliegue del poema y sus lindes de escritura.


Si acaso

 
 
Si yo fuera

                                                          la modalidad de un si acaso,

identificaría la suplencia que me socorre y fustiga mi lente cada vez que juegas
        en el aparecer.
      Arquearía fibroso el examen de mi existencia,                          
en razón de la más edulcorada posibilidad de una reserva.
 
        Con cautela
otorgaría licencias como cápsulas boreales
      prorrogaría el más nimio embarazo que atentase en contra de las grupúsculas ocasiones sensibles que musitan la levedad de tus acechos
       solo para condonar, en la vertiente
el raso abierto de los vástagos pasajes que almendran el sabor de tus ausencias.
 
        Ya asesinada la añagaza de tu infanto-timidez,
                    con lo derruido como objeto
            dejaría de ocultar lo tartamudeado
dando cara al gen de aquella templanza
            que instituye la insomne iridiscencia de tu
¿o mí?
                                   (i)
            realidad

 
 
 
Mi cóncavo
 
 
Encalla de una vez, 
   sufrida del muelle de cardinalidades sonoras 
       y escucha lo murmúrea,  
una batida de ablaciones reedita el confort de mis sensaciones. 
 
Alborotada en el da 
   la bienaventuranza emboba y la asignación de sentido arrecia en lo desasido,
tus somnolencias.
 
                Cremada y archicontraída, 
        ensimismada por vía de la sintaxis de silencios palidicentes 
sentencias el ámbar que en el exterior de mi cóncavo te instiga.
 
Daría un fárrago de vida en tu seno por la creencia que
   al descalce,
aleja esta pseudo desdicha
         a partir de la que asilo la medianía de nuestro adiós.
 
 

Liquidez de arrecife
 
 
 
Por más trémula de holguras
                            pernocto en la grieta.
                Al interior, me desdice un desliz:
  una anémona díscola empalma un coral abultado de rizos, sueños y desquites.   
Tras el recorte de imágenes y la rémora de tus vocales, 
                                        emerge el anuncio de una a-
versión cafeinada y des-lúcida.
 
Imagino,
            seguramente una cala obsidiana sorbe el corso mineral de tu piel
mientras enjuago el tilo de mi esencia en el sedoso estribor de tus zumos y marañas.      
Sucedánea de solvencias y en flácidas depresiones
                instalas lo nunca-fecunda
cual desierto túrdido en la letra de mis ojos, e indago
            en lo pronto, un aprehender a la madre que no es en mi lengua.
 
        Deroga así la objetualidad de lo inmerecida
    desatando el vuelo que engrandece la economía de tus envolturas.
 
Con una caricia-garza, aludesrisueña en mi oído el nombre de la muerte-vida: 
ya incrédita, desertificada en la tajada
        circunfleja de espesuras,
                proclara de una liquidez de arrecife
                        encaras al fin (en mí) el insulto de un syn.fin         


                                                                                                                            Carlfriedrich Claus
 
                      


Débora Fernández (1988, Santiago)  Profesora de Filosofía (UMCE), activista (CERES) e investigadora (UNABtransfemenina no binarie. Editora del libro Hebras. Escenas, Performatividades y Escrituras (2018), autora de ensayos y columnas en torno a los estudios trans*, derechos humanos, filosofía posthumanista y feminismos no hegemónicos.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *