Acerca de «Nazca». Una carta de Soledad Fariña

El siguiente texto es una lectura-diálogo que la poeta Soledad Fariña entabla con el poemario Nazca, de Carolina Pezoa, en el marco del lanzamiento de su libro el próximo sábado 23 de octubre, en Santiago de Chile. 

  
                                                                                                                                                                      


Querida Carolina Pezoa,

 

 

Estoy acercándome a este Nazca, leyendo-escribiendo intentando adivinar las frases, música, ideas o preguntas que dejaste ocultas en el blanco entre las palabras escritas, las tachadas, las inconclusas, las líneas                 ———————–    

 

lalilá la

 

 

Sin atribución y sin fecha, aun así se deja leer, dices, pero me pregunto

las palabras imaginan? en qué tiempo? a mitad del aliento?

Y qué dice esa voz? Esa voz no dice,  dices.

                     

                    Pero la voz accede, entra a escena, al drama de la palabra,

                    a su oposición negro/blanco, (letra negra esculpida en el blanco)

 

Atardece y escuchamos el mar -el ruido- bajas la voz, el sonido y cuentas, en el tiempo, el no-contar

¿Cambias el devenir por el fulgor del instante?

Mirar, hablar, escribir,  me dices.

También haber:   haber ojos haber inmensidad  haber nada.

                        Cerrar los ojos apacigua, dices, pero no.

 

Algo habría que cambiar. Qué palabras  qué tiempo.

Alguien dice Nada y gana tiempo, dices

 

Pero Aún, ¿la palabra aún es tiempo detenido?

                        El zumbido dice viaje,

                        El viaje también es tiempo, es espacio-digo

 

¿Cruzar a Nada? ¿Cruzar a Tara?

 

Me pregunto cómo hablan el animal y tú

UNO y OTRA

 

En caricia en tardanza, dices –tardanza es tiempo lento- el tono

La palabra se deja leer el tono no se deja leer

            el tono, el tono es lo primero

               no importa con qué cubrir el tono

               Con hojas? Con viento? Con tiempo?

 

Preocuparse del tiempo. ¿Pero después de qué?

No te va a hablar de amor    El tiempo te hablará 

Venir y partir

Alguien está y se ha ido, dices         

Aparece la nada y el nadie ¿se pertenecen?

 

Algo acontece: llueve         

                        Hay cuenco, hay agua, caída,

                        Piedra, golpe: palabras

 

Hay huellas     ¿o la palabra huellas?

¿Quién va a nacer

o quiere que alguien NAZCA?

 

La impotencia del NO        Conflicto de las letras-palabras, dices

Noche –alba-noche             Tocalumbrarpalabras, dices

 

¿Puede arborecer la piedra?

¿Pueden los árboles crecer en remolinos hacia adentro?

 

las palabras mudas no dicen, no hablan

te pregunto ¿tampoco piensan?

 

Los cuerpos

 

            Zona de sacrificio

                                    Muda la imagen

Excede mudez           

                       

Data                Arum Arum

 

 

Venir al fuego, dices

Tu deseo es el sol?

 

De las Líneas  ¿Escuchas la Primera?

 

Su oído           Su enfermedá?

 

            La lálilá?



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *