Poemas de Joaquín Young

 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Venas de piedras
cercanas
como el propio latido.
 

Ríos,
cuerdas que palpitan
hacia un mismo acorde.

Labio
que quiere sangrar
junto al murmullo del rio.

Sangre,
claustrofóbica sangre.

En el intersticio de un latido
el ojo observa la estela fugaz
de un pez sin nombre.

El tibio caudal
camino al vientre.


***


Empuño las monedas  los dados
como si las palabras aún
conservaran su filo.  Atravieso el silencio
cómo se atraviesan las fronteras
de un cuerpo.

De quienes han sembrado
nombres bajo la arena
piso las huellas.

Hundo un cuchillo
en medio del desierto.


***


Entre párpado
y párpado, entre
página y página eclosionan
las fronteras de un cuerpo.
Un ojo hiende la catarata apaciguada
del tiempo: ver un rostro familiar,
deslavado, como por primera vez,
una venda de luz, puñados de agujas que fulguran y
se apagan. Destellos de sal coagulada,
estelas sobre la arena. Ver su geografía:
charcas, motas de pasto que crecen
olvidadas. Ver en un rostro
un jardín. Ver una cabeza
que cuelga tambalea amaga      caer
como fruto que no termina
de madurar. Ver que se hincha
respira                 lanza un reflejo
enfurecido, una cascara adherida
a un papel fotográfico
y se abre florece,
como una palma que siembra,
estira                    la tierra,
a un ojo que contempla
un álbum familiar.



Joaquín Young Olmedo (San Bernardo, 1996)
Ha participado en talleres de narrativa y escritura poética  con Carlos Leiton y Paula Ilabaca, respectivamente. Actualmente es estudiante de medicina.
 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *